5 cech prawnika idealnego do sprawy rozwodowej

5 Cualidades de un Abogado de Divorcio Ideal

Ostania aktualizacja 29 noviembre 2022

5 características de un abogado ideal para un caso de divorcio – La vida humana puede ser perversa, y no siempre queremos estar con la persona con la que nos involucramos hace años. Los divorcios son cada vez más comunes en la actualidad y son el pan de cada día de la mayoría de los abogados que trabajan activamente en la profesión. ¿Cuál de ellos deberíamos elegir si queremos ganar con nuestra futura otra mitad?

¿Qué abogado tiene el divorcio en un dedo, y el nuestro nos conducirá de la manera más beneficiosa para nosotros? En este artículo nos centraremos en las cinco características que debe tener para cuidar bien nuestro caso y llegar a un resultado satisfactorio.

1. Experiencia

La base de un buen abogado , cuyos divorcios forman parte de su trabajo diario, es su experiencia, preferentemente la desarrollada dentro de los casos de divorcio. Un abogado debe estar familiarizado con la sala del tribunal, saber cómo dirigirse a las personas allí reunidas, pero también ser capaz de utilizar todo lo que es indispensable para los divorcios. Jugar con las emociones, buscar los peores vicios y usarlos a tu favor: estas son cosas que requieren familiaridad y experiencia adecuada.

Vale la pena asegurarse de que el abogado cuyos servicios decidamos tenga una especialización en derecho de familia. El derecho es un campo de conocimiento tan extenso y tan ramificado que el hecho de ser abogado no implica un dominio completo. Por supuesto, podemos ser representados por cualquier abogado, pero tengamos en cuenta el hecho de que solo el que esté familiarizado con la ley estrechamente relacionada con el divorcio será el realmente efectivo.

Siempre ajustamos el nivel de experiencia del abogado a la complejidad de nuestro caso individual. No vale la pena pagar de más por un abogado con experiencia si nuestro objetivo es llegar a un acuerdo.

2. Empatía

La empatía es una cualidad que todo abogado que trate el divorcio como elemento principal de su especialización debería tenerla. El abogado debe ser capaz de empatizar con la situación de los cónyuges, sentir las emociones que pueden guiarlos y utilizarlas de manera adecuada al caso específico. Gracias a la empatía, el abogado es capaz de volverse auténtico e intimar con su cliente , y así esforzarse aún más por una solución positiva a un caso difícil para él.

3. Inteligencia y elocuencia, pero también capacidad de escucha

Un excelente abogado es aquel que es capaz de escuchar , y no sólo de forma que no interrumpa nuestras declaraciones, sino también de extraer lo más importante de ellas, para luego utilizarlo en nuestro beneficio. Con su reticencia inicial, deberá luego ser articulado, determinando adecuadamente con nosotros nuestra línea de ataque y posible defensa, pero también tácticas generales relacionadas con el juicio.
La elocuencia y la capacidad de reunión del abogado también deben trasladarse a la sala del tribunal: debe escuchar atentamente a la otra mitad de la persona que lo contrató, hacer las preguntas correctas, pero también avergonzar, siempre de manera inteligente. Aquí es donde su inteligencia debe entrar en juego.que debe basarse en las debilidades humanas y utilizarlas de manera despiadada y brutal. Es ella, combinada con su elocuencia y la capacidad de crear discursos maravillosos que conmueven el corazón y el alma, lo que debería ser su receta para el éxito y algo que nos convencerá no solo a nosotros, sino también a la corte para dictaminar sobre un resultado positivo de la prueba.

4. Profesionalidad

Aunque las audiencias de divorcio muy a menudo van acompañadas de grandes emociones de diversa índole (especialmente cuando los niños están involucrados en un caso de divorcio), el abogado debe mantener siempre la cara seria y nunca mostrar simpatía o pena por alguien. En cambio, debe tener sed de éxito: es la combinación de nuestro deseo de ganar, con su impulso de acumular experiencia sobre las victorias, lo que debería conducir a nuestra victoria conjunta en la sala del tribunal.

5. Apariencia perfecta

Aunque pueda parecer trivial, un buen abogado de divorcios para quien los divorcios son algo cotidiano debe lucir altivo, elegante y simplemente encantador. En muchos casos, la primera impresión cuenta: un abogado debe ser capaz de expresar cultural pero firmemente sus puntos de vista (o más bien los nuestros), expresar sus tesis de manera sustantiva y moderada y formular preguntas de tal manera que atraviesen al destinatario, mientras que en el fondo al mismo tiempo no de ninguna manera insultante.
La buena apariencia, la educación y el encanto también deben reflejarse en nosotros.– es mucho mejor trabajar con un abogado que sepa de qué se trata la profesión y sea consciente de la importancia de un recibimiento agradable. Tanto por su cliente, y por lo tanto nosotros, como por todos los reunidos en la sala del tribunal, donde tendrá lugar la principal “batalla”.

Resumen

Si ha llegado el momento de nuestras vidas en el que queremos separarnos de nuestra otra mitad, debemos buscar los servicios de un profesional. El abogado de divorcio que elijamos debe tener un dedo meñique, solo así podemos estar seguros de que nuestro caso se resolverá a nuestro favor, lo cual es de gran importancia. Especialmente cuando se trata de la división de bienes o la custodia de los hijos.

Inglés Alemán Polaco Francés